Remedios caseros para la siringomielia

Compártelo!

Tomando los siguientes pasos pueden ayudar a reducir los efectos de la siringomielia en su vida diaria.

Evite las actividades que pueden empeorar los síntomas

Si usted ha sido diagnosticado con siringomielia, evitar cualquier actividad que implique levantar objetos pesados, hacer fuerza o poniendo una presión excesiva sobre la columna vertebral. Ejemplos de actividades para evitar son:

  • Jugar deportes de alto impacto, como el fútbol y el rugby
  • Montar las montañas rusas
  • Paracaidismo
  • Esfuerzo durante la defecación
  • Tos excesiva (hable con su médico acerca del tratamiento si la tos persiste)

Considere la posibilidad de la terapia física

Si la siringomielia provoca problemas neurológicos permanentes que reducen su movilidad y actividad – como debilidad muscular, dolor, fatiga o rigidez – un terapeuta físico puede ser capaz de crear un programa de ejercicios para usted que puede ayudar a reducir estos síntomas. Hable con su médico acerca de los terapeutas físicos en su área que tienen experiencia en enfermedades neurológicas.

Controlar el dolor crónico

El dolor crónico puede ser un problema con la siringomielia. Si usted está experimentando dolor crónico, hable con su médico sobre las opciones de tratamiento. Muchos centros médicos cuentan con médicos que se especializan en el manejo del dolor. A menudo, el mejor enfoque para el tratamiento del dolor crónico debido a siringomielia es contar con un equipo de atención de salud que incluye su neurocirujano, neurólogo, un especialista en rehabilitación y un médico de tratamiento del dolor que pueden trabajar juntos para crear un plan que mejor se ajuste a su situación.

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí